Morales y Chávez con Ortega en la Cumbre del ALBA
Morales y Chávez, acompañados del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, primero por la izquierda, en la última Cumbre del ALBA (ARCHIVO) JORGE SILVA/ REUTERS
El presidente de Bolivia, Evo Morales, amenazó el lunes con no hacer caso de las facultades fiscalizadoras del Senado, controlado por la oposición, si no aprueba casi un centenar de leyes pendientes, que incluyen un millonario contrato siderúrgico con la india Jindal.

¿Qué están haciendo (los senadores) en el fondo? Sólo perjudicar

Morales dijo que esperará dos semanas que el Senado dé paso a leyes que fueron aprobadas previamente por la Cámara de Diputados, antes de tomar medidas contra lo que calificó como "chantaje" y "bloqueo" de la cámara alta a algunas políticas gubernamentales.

En Bolivia, el Senado es la cámara encargada de fiscalizar y controlar las decisiones del Parlamento y puede condicionar la aprobación de las leyes.

El gobernante indígena expresó su "enorme preocupación por el comportamiento del Senado Nacional", a la semana siguiente de que esta cámara condicionara la aprobación del contrato con Jindal Steel and Power a varios cambios en la política minera. "¿Qué están haciendo (los senadores) en el fondo? Sólo perjudicar", añadió enfadado el presidente boliviano.