Ondas gravitacionales
Un científico observa una representación de las ondas gravitacionales durante una rueda de prensa del Instituto de Max Planck de la Física Gravitacional en la universidad Leibniz de Hannover, Alemania. EFE/Julian Stratenschulte

El Observatorio de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales (LIGO, en inglés) anunció este jueves que detectó por tercera vez ondas gravitacionales, un fenómeno predicho hace un siglo por Albert Einstein que, según los investigadores, "abre las puertas de una nueva astronomía".

Como en las dos ocasiones anteriores, las ondas se produjeron cuando dos agujeros negros se fusionaron y formaron uno mayor, de aproximadamente 49 veces la masa de nuestro sol.

"El evento se parece mucho a nuestra primera detección, solo que los agujeros negros estaban dos veces más lejos", sostuvo el investigador del MIT, David Shoemaker, nuevo vocero del LIGO Scientific Collaboration, un cuerpo de unos 1.000 científicos que investigan en conjunto con el equipo Virgo Collaboration de Europa.

"Esto nos permite aprender nuevas características de los agujeros negros que no sabíamos hasta ahora", dijo Shoemaker en una teleconferencia realizada para anunciar la nueva observación.

Postuladas en 1916 por Albert Einstein, las ondas gravitacionales, pequeñas vibraciones en el espacio-tiempo, transportan información sobre el movimiento de los objetos en el universo.

Sin embargo, son fenómenos muy débiles, por lo que detectar alguna de estas minúsculas vibraciones implica hallar efectos de los eventos más energéticos del universo.