Una niña de dos años ha permanecido dos días en coma en un hospital de Barcelona por tomar de una éxtasis líquido de una botella que su padre, Jordi L.D., de 26 años, se había dejado olvidada.

El padre fue detenido y se encuentra en prisión
El padre ha sido detenido por los Mossos d'Esquadra y se encuentra en prisión por orden del Juzgado de Instrucción número 1 de Esplugues de Llobregat.

Los hechos sucedieron el pasado 3 de noviembre cuando la pequeña, que ya se encuentra recuperada y ha sido dada de alta, pasaba el fin de semana con sus abuelos, padres del detenido, en el barrio de la Zona Franca de Barcelona.

La niña no vive con su padre ya que éste renunció a hacerse cargo de ella desde su nacimiento y sólo la ve cuando visita la casa de sus abuelos.

Según publica hoy La Vanguardia , la menor A. bebió el contenido de una botella con éxtasis líquido que se encontraba en el domicilio familiar y se desvaneció de forma inmediata, por lo que fue trasladada al hospital Sant Joan de Deu de Esplugues por los abuelos y la madre, que dormía también en el piso.

Éxtasis líquido

Cuando llegaron al hospital el personal médico se puso en contacto con el padre para conocer el contenido de la botella y él les indicó que se trataba de éxtasis líquido.

El padre se dirigió entonces al centro hospitalario donde fue detenido por agentes de la Policía autonómica, que han constatado que tiene antecedentes policiales por delito de incendio, robo con fuerza y otro con violencia e intimidación.

La niña pasó dos días en coma en la Unidad de Vigilancia Intensiva del hospital Sant Joan de Déu , si bien ha conseguido recuperarse y ya ha sido dada de alta.

Fuentes de los vecinos de la Zona Franca informaron a los Mossos d'Esquadra que habían visto al padre de la niña salir de la vivienda de sus padres el mismo día de los hechos con unas bolsas de plástico, que fueron halladas en la calle por los agentes y que contenían un arma simulada y 279 gramos de polvo blanco que ha resultado ser una sustancia para cortar la cocaína.