La economía española creció el 3,8 por ciento en el tercer trimestre de este año, dos décimas menos que entre abril y junio, según el indicador avanzado del Producto Interior Bruto que ha difundido el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El ritmo de avance se ha atenuado ante la desaceleración de la demanda nacional
Según el INE, en el tercer trimestre del año, la economía española "atenuó su ritmo de avance" como consecuencia de una desaceleración de la demanda nacional, que sólo fue parcialmente compensada por una aportación menos negativa del sector exterior.

La evolución trimestral del PIB fue del 0,7 por ciento, dos décimas inferior a la del trimestre anterior.

El dato del crecimiento del tercer trimestre supera en una décima a la previsión del Banco de España que, el 31 de octubre, en su último boletín, también cifró en el 3,7 por ciento el aumento del PIB registrado entre julio y septiembre.

No obstante, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, ya señaló el 30 de octubre que la economía española habría crecido en el tercer trimestre del año entre el 3,7 y el 3,8 por ciento.

El Banco de España considera que las perspectivas de crecimiento para España siguen siendo "favorables", aunque están sujetas a un "mayor grado de incertidumbre" por la crisis financiera.