Llegan más pateras a Baleares
La red de inmigrantes procedía del puerto argelino de Dellys. PAQUET ESPAÑA/EFE

Al menos dos empresarios de Navarra y Aragón habrían pagado los viajes de las pateras que llegaron en los últimos meses a Baleares con el objetivo de emplear de forma fraudulenta a los cerca de 100 inmigrantes ilegales que transportaban, y que, en todos los casos, fueron llevados a las islas por la misma red, que operaba desde el puerto argelino de Dellys y sus cercanías.

Ramón Socías
, delegado del Gobierno en Baleares, ha asegurado que la llamada 'Operación Kaskai', que aún se mantiene abierta, ha supuesto la detención de once personas, diez argelinos y uno de los empresarios españoles del sector agrícola implicados en la misma.

La operación ha supuesto la detención de once personas, diez argelinos y un español

Concretamente, Socias explicó que, al parecer, los dos empresarios "habrían financiado los viajes", mientras que otros "estarían dispuestos a participar" en la misma actividad, con el objetivo de facilitar empleo en condiciones de ilegalidad, y, para conseguirlo, estas pateras marcaban importantes diferencias respecto a otras que llegan a las costas españolas.

A este respecto, el delegado del Gobierno señaló que la red de tráfico de personas adquiría las embarcaciones a pescadores argelinos que se hallaban en apuros económicos, o bien las alquilaban y los inmigrantes que trasladaban eran "gente muy bien preparada", al portar todos ellos móviles, ropa para cambiarse y afeitarse al llegar a tierra, e incluso dinero para tomar taxis y otros transportes.

La red tenía objetivos definidos

Precisamente, este último particular llamó la atención de la Guardia Civil, que percibió cómo todos los inmigrantes detenidos se disponían a tomar el barco en dirección a Barcelona, por lo que dedujeron que contaban con algún tipo de infraestructura de apoyo en la Ciudad Condal, otro aspecto diferencial respecto a otros extranjeros que pretenden entrar ilegalmente en España, que no tienen unos objetivos tan definidos.

Además, también constataron que todas las pateras estaban dotadas de sistemas de posicionamiento global GPS y que sus patrones recibían información concreta sobre las mejores zonas del litoral balear para realizar los desembarcos, eludiendo así la vigilancia, que en los últimos meses se ha intensificado.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE PALMA .