El fiscal de menores de Málaga dictó ayer libertad vigilada con orden de alejamiento para dos de las tres menores de Benamocarra acusadas de grabar con el teléfono móvil y difundir la paliza que propinaron el 28 de septiembre a una compañera de clase, de 13 años, según informa el diario El País. El fiscal las acusa de los delitos de lesiones, injurias y acoso. Después de la paliza, las menores fueron expulsadas durante un mes del colegio, aunque el pasado jueves decidieron atacar de nuevo a su víctima quemando su mochila dentro de un aula. La tercera implicada, la que grabó todo, no ha sido acusada.