El teniente de alcalde, Santiago Domínguez, anunció ayer que se estudia la creación de nuevas medidas para paliar los efectos del botellón en Vigo. Entre otras medidas, el nacionalista propone aumentar los servicios de limpieza, colocar urinarios e incrementar el control policial en estas zonas. Con estas medidas, el Concello pretende reducir las consecuencias del fenómeno sobre los vecinos en calles como Joaquín Loriga o la praza do Berbés. Una reunión pendiente con el alcalde decidirá si estas propuestas van adelante.