Los escoltas vascos, 15 amenazas en un mes
Amenaza de ETA en el coche de servicio de un escolta de Vitoria.

El Ministerio del Interior, a través de la Central de Armas de la Guardia Civil, está denegando a todos los escoltas privados que ya la han solicitado la autorización para llevar su arma reglamentaria fuera del trabajo; es decir, pasar de la licencia C a la B.

En la carta que reciben los escoltas, Interior justifica esta decisión alegando que "su solicitud no reviste la entidad suficiente para la concesión de la licencia de armas solicitada...".

Luis Mariscal, coordinador de la Asociación Española de Escoltas en el País Vasco, no entiende la "dejadez y la poca voluntad política" de Interior en esta materia. "No estamos en una reivindicación laboral, sino pidiendo mejorar nuestra seguridad, ya que los escoltas somos objetivos de ETA".

En el último mes, quince de estos profesionales han recibido amenazas del entorno proetarra: desde la quema de un comercio de la novia de un escolta hasta pintadas en los coches de servicio y en su domicilios.