El Ayuntamiento de Lorca instalará a partir de enero del próximo año 30 contenedores para recoger aceites usados y evitar que los vecinos los tiren al desagüe. Los contenedores se instalarán en los colegios y en las plazas de abastos, en una primera fase. Dependiendo del uso, se reforzarán los puntos más activos hasta llegar a colocar 86 contenedores. El concejal de Medio Ambiente, Melchor Morales (PP), afirmó que se ha previsto repartir un embudo por cada cuatro miembros de cada familia. Se estima que cada hogar gasta al año una media de 18 a 24 litros de aceite. Morales aseguró que si el aceite se vierte al alcantarillado, contamina el agua. Además, «dificulta su reutilización y dispara el coste de las depuradoras».