Tener la puerta cerrada evita un 75% de CO2 a la atmósfera
Protestas verdes, ayer (H. K. / EFE).
Valencia acoge una cumbre de cambio climático. Las tiendas y bares de la Comunitat podrían ahorrar hasta un 75% de emisiones de CO2 a la atmósfera con solo cerrar las puertas durante los meses de verano, lo que se consigue con una inversión cero.

Ésta es una de las conclusiones de un estudio elaborado por la organización de usuarios CECU, hecho en 140 locales, entre ellos algunos de Valencia y Benidorm. Así, cada bar o tienda emitió una media de una tonelada de CO2 de junio a septiembre. En el 25% de los visitados, la temperatura era inferior a 24 grados, el límite recomendado.

El informe coincide con la XVII Reunión sobre Cambio Climático en la Ciudad de las Artes, con cientos de expertos.