«Casi todas las ideas innovadoras salen de la insatisfacción»
Nigel May Barlow.

Uno de los requisitos más deseados por las empresas a la hora de seleccionar candidatos es la creatividad. Para poder ofrecer esa creatividad es necesario ejercitarla en nuestra vida diaria, replanteándonos y dándole vueltas a todo aquello que tenemos a nuestro alrededor.

Ésta es la opinión de Nigel May Barlow, reflejada en su último libro, Re-Think (Alienta Editorial), que acaba de presentar en Barcelona.

¿Cómo se puede ser creativo en el día a día?

Desde que salimos de la cama, al planificar el día, ya estamos aportando creatividad a todo lo que hacemos. La rutina mata toda la creatividad.

¿Se puede aprender a ser creativo?

Todos lo somos en mayor o menor medida y, aunque no hay nada que nos enseñe a ser creativo, es una cualidad que se puede estimular.

¿Cómo se debe ejercitar?

Cuando una idea no sale, lo mejor es pensar en las consecuencias y replantearse la pregunta. Siempre ayuda el pensar: «¿Que pasaría si...?».

¿De dónde salen las ideas innovadoras?

Generalmente, de la experiencia. Casi todas salen de la insatisfacción. Si Richard Branson no hubiera sido un usuario insatisfecho de líneas aéreas, no existiría Virgin.

¿Es creativo sólo el que crea?

Sí, pero hay muchas maneras de crear. Adaptar una idea ya existente a nuestras necesidades también es creativo.

¿Cuál es el mejor camino para hallar la solución a un bloqueo creativo?

Pensar al revés. Si no podemos solucionar la pregunta de: «¿Por qué no vendo más coches?», debemos resolver la de: «¿Por qué vendemos menos?».

BIO

Barlow asesora a firmas como Lexus, Ericsson o Nestlé, entre otras, y dirige la empresa Service Legends Ltd.