Alberto Berman, un taxista barcelonés de 27 años, sufrió ayer un secuestro exprés de ocho horas. Todo comenzó a las 11.30 h, cuando lanzó por la emisora un «código de peligro» desde Sant Andreu, pidiendo que «fueran a auxiliarlo» después de subir a tres hombres cerca de la estación de tren.

La persona que desde la central de Tele Taxi recogió la señal de alarma del taxista perdió el contacto con el vehículo inmediatamente. Cuando fueron en su auxilio el taxi ya no estaba.

Salió de Barcelona

Hacia las cinco de la tarde la empresa informó que un taxista de otra compañía había visto el Opel Vectra con matrícula 7703-DSR en la via Favencia dirigiéndose al Nus de la Trinitat para salir de Barcelona. El taxista iba sentado en el asiento del copiloto y una de las tres personas que lo acompañaba le encañonaba con una pistola, según informó la empresa de taxis. Los Mossos lanzaron la alerta por toda Catalunya.

El taxista apareció sano y salvo en Vic a las 19.45 horas. Tras llamar a su familia, se dirigió a una comisaría de la capital de Osona y explicar que las tres personas que lo retenían decidieron liberarlo. La víctima dijo sentirse «bien, pero asustado» y fue trasladado al hospital para un reconocimiento. El taxi fue encontrado horas después a 400 metros donde el joven fue liberado. Al cierre de esta edición los secuestradores no habían sido localizados.

Desde Tele Taxi se aseguraba ayer que nunca habían vivido una situación así y que la mayoría de avisos habituales «se referían a atracos». El taxista no llevaba puesto el pulsador que contacta con el 112 y que facilita su localización. Sólo uno de cada tres taxista lo llevan.