Un hombre de 36 años fue detenido el domingo en Vitoria, acusado de quebrantar la orden de alejamiento de su ex compañera sentimental y agredirla. Al parecer, la propia víctima llamó a la Ertzaintza para solicitar su presencia en su domicilio, después de que su ex se personara en su vivienda con actitud agresiva y la amenazara de muerte, además de golpearla. Los agentes encontraron al presunto agresor en el exterior de la casa y procedieron a su detención.