Cobraban hasta 6.000 euros. La Guardia Civil ha detenido en Orihuela a dos hombres acusados de 45 delitos de estafa, coacciones e intrusismo profesional. Se les acusa de hacerse pasar por técnicos municipales y de coaccionar a dueños de locales para otorgar licencias a cambio de dinero.

Acudían a locales de la zona de ocio de Orihuela Costa, que se encontraban en obras o que querían solicitar una licencia de apertura para sus actividades, y uno de ellos decía que era arquitecto del Ayuntamiento de Orihuela.

Para llevar a cabo esta actuación pedían sumas de dinero que oscilaban entre los 4.000 y 6.000 euros, cuando en realidad el importe que se abona por la tramitación de esta documentación no supera los 1.000 euros. A fecha de hoy, todavía ninguna de las aludidas víctimas ha recibido la licencia de apertura prometida.