La Consellería de Sanidade destinará 1,2 millones de euros para cofinanciar con los ayuntamientos proyectos de promoción de la salud elaborados por los propios municipios, con el fin de dotarlos de instrumentos para difundir hábitos de vida saludables entre todos sus conciudadanos.

La convocatoria de ayudas incluirá 936.000 euros para la financiación de unidades y proyectos de la iniciativa Ayuntamiento Saludable y 200.000 euros para convenios con las universidades de Santiago y A Coruña para la formación inicial, asesoramiento, seguimiento y evaluación de estos proyectos. Otros 80.000 euros serán para la adquisición de materiales.

De este modo, las unidades de Ayuntamiento Saludable, que conformarán un equipo tutelado por Sanidade, activarán los proyectos que los municipios soliciten desarrollar en los ámbitos de la promoción de la vida sin tabaco, alcohol y drogas. También lo harán en el ámbito de la alimentación, mediante ofertas de dieta atlántica, desayunos escolares, lactancia materna y programas de actividad física.

La titular de Sanidade abogó por introducir una «nueva cultura» de hábitos saludables en la ciudadanía, de la «autoprotección y del autocuidado», basada en «una práctica cotidiana de los estilos de vida saludables y sostenibles».

Comida atlántica

El presidente de la Red Española de Ciudades Saludables, Enric Llorca, aseguró que Galicia es una comunidad en la que los hábitos alimentarios, como la dieta atlántica, «es un elemento que debe conservarse y estimularse frente a otros no propios del entorno», así como el hábito de la actividad física, «que se va perdiendo a medida que se adoptan otras actividades sedentarias».

Pontevedra y Santiago

Con respecto a la participación de ayuntamientos gallegos en el programa Ayuntamiento Saludable, Enric Llorca indicó que, entre otros, Santiago y Pontevedra «ya están interesados» en formar parte del movimiento de promoción de estilos de vida saludables en los municipios que se lleva a cabo en todo el Estado. Cataluña es pionera en esta proyecto, pues de las 132 ciudades españolas participantes en este plan, 32 pertenecen a la comunidad catalana.