El comandante del avión español cuya tripulación estuvo detenida recientemente en el Chad varios días, Agustín Rey, ha afirmado que El Arca de Zoé, la organización francesa que presuntamente preparó el secuestro de 103 menores en este país, les "tendrían que haber dado una explicación" de su actuación, por la que considera que no se sienten "arrepentidos".

Asimismo, defendió su inocencia y la de sus compañeros al reiterar que siempre pensaron que la operación de vuelo era de carácter humanitario. Y aún añadió que "robar niños es el peor delito posible".

Nos pidieron perdón por meternos en este berenjenal, pero nada más

"Sé que nos pidieron perdón por meternos en este berenjenal, pero nada más", indicó Rey en rueda de prensa. Sin embargo, consideró que no es suficiente, y criticó que los franceses no les diesen las debidas "explicaciones" de los motivos por los que actuaron de la forma que lo hicieron.


Por ello, el comandante explicó que, mientras permanecieron en el país africano, la tripulación hizo "un esfuerzo por intentar convivir" con los miembros de la ONG, pero que no fue fácil. "Fue frío, convivimos y ya está", indicó.

Sin arrepentimiento

Durante los días que estuvieron detenidos, Rey aseguró no verles "arrepentidos" del presunto delito que habían cometido. "Sinceramente, creo que eran una especie de idealistas", apuntó, y añadió que, según le pareció, para esta ONG "el fin justificaba cualquier medio".

Asimismo, dijo que no le dio la impresión de que temiesen la condena que tendrían que cumplir en caso de ser declarados culpables y que "incluso" parecía que "preferían estar en Chad que ir a Francia".

Inocencia

En rueda de prensa, Rey leyó un comunicado a los periodistas en que relataba cómo ocurrieron los hechos. En el texto, deja claro que, aparentemente, la tripulación iba a realizar un "vuelo humanitario, consistente en una evacuación sanitaria de niños enfermos de la región de Darfur" y que "contaba con todos los permisos habituales", tanto de Chad como de Francia.

Así, afirma que tanto la tripulación como la compañía Girjet --para la que trabaja-- siempre creyeron que la operación de vuelo era "absolutamente conforme" y que "cumplía con todos los requisitos legales".

Por ello, destacó que sigue sin comprender el motivo de su detención y la de sus compañeros, y que fue durante la visita que les hizo el presidente de Chad, Idriss Deby, que les acusó de diversos delitos, cuando se dio cuenta de que estaban detenidos. "No me lo podía creer", afirmó.

En todo momento recibimos un trato correcto y respetuoso

Aunque relató que, durante su estancia en Chad, "lo peor" fue "la incertidumbre", dijo que el trato que recibieron "fue siempre correcto y respetuoso", aunque "con algunos momentos de mucha tensión".

Actualmente, la situación jurídica de los siete españoles es que están exculpados de los cargos por los que habían sido detenidos. No obstante, Rey aclaró que en las investigaciones se les puede requerir cualquier documentación, pero siempre desde España.

Agradecimientos

Rey mostró su gratitud por la ayuda prestada tanto a su familia y amigos como al Ministerio de Asuntos Exteriores, al cónsul honorario de Chad en España, Javier Nart, a la oposición parlamentaria española y al Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA).

Sin embargo, no dedico ningún agradecimiento al Gobierno francés porque, según aseguró, no ha "visto" la labor de su presidente, Nicolas Sarkozy, en Chad, por lo que da las gracias "a las personas que realmente" les han ayudado a él y a su tripulación.