The Meyerowitz Stories
De izda a dcha, Dustin Hoffman, el director Noah Baumbach, Emma Thompson, Ben Stiller y Adam Sandler, en la presentación de 'The Meyerowitz Stories' en Cannes. JULIEN WARNAND / EFE

El cineasta Noah Baumbach presentó este domingo en la competición de Cannes su película The Meyerowitz Stories, un agradable filme familiar, con mucha ironía y unos destacados Dustin Hoffman y Emma Thompson, en la que el humor es el vehículo para profundizar en los temas más dolorosos, como destacó la actriz británica.

Se trata de la segunda película producida por Netflix que se presenta al festival y que compiten por la Palma de Oro y tras el pase oficial recibió cerca de cuatro minutos de aplausos con el público en pie, justo en una edición del festival en el que sus responsables han anunciado que cambiarán las reglas para que las plataformas como Netflix no puedan presentar a concurso películas que no hayan sido estrenadas antes en salas de cine francesas.

Este resultado contrasta con el mal pie con el que llegó Cannes el otro filme de Netflix en la competición oficial, Okja, que el viernes durante el pase para la prensa tuvo un cúmulo de problemas, con pitos y abucheos contra la plataforma y problemas técnicos que obligaron a interrumpir la exhibición durante unos 10 minutos.

Volviendo a The Meyerowitz Stories durante su presentación Emma Thompson aseguró que "lo más divertido es lo más profundo" del filme y aseguró que para ella lo que no es divertido no es creíble, porque "la vida es así". "Es maravilloso ser divertido y serio, es extremadamente satisfactorio", agregó.

Un humor corrosivo por momentos para contar la historia de la familia Meyerowitz: el patriarca Harold (Hoffman), un escultor del que nadie se acuerda; su cuarta mujer, Maureen (Thompson); los dos hijos de su primer matrimonio, Danny (Adam Sandler) y Jean (Elizabeth Marvel); su tercer hijo, Matthew (Ben Stiller); y la nieta mayor, Eliza (Grace Van Patten).

Baumbach no quiso entrar así en la polémica de esta edición de Cannes Aunque el director aseguró que no busca poner ese humor en sus películas de forma expresa. "Cuando escribo o ruedo, lo que busco es una especie de musicalidad, de sentimiento, debo sentir un ritmo y no me paro a pensar si hay que poner un momento divertido o serio", explicó Baumbach, uno de los principales representantes del cine independiente.

Y de esa forma, independiente y con bajo presupuesto, ha puesto en pie esta película, que sigue a títulos como Greenberg (2010), Frances Ha (2012) o Mistress America (2015). "Hice esta película en super 16 mm, de forma independiente y con la esperanza de que se viera en gran pantalla porque es una experiencia única", dijo el realizador, que precisó que la plataforma Netflix entró en el proyecto en la posproducción y está muy agradecido a su colaboración.

No quiso entrar así en la polémica de esta edición de Cannes por la participación en la competición por la Palma de Oro de dos producciones de Netflix no concebidas para estrenar en salas, su película y la citada Okja, del director surcoreano Bong Joon Ho.

Una pequeña protesta acompañó la aparición del nombre de Netflix en la pantalla durante la proyección para la prensa, al igual que pasó con Okja, pero el equipo de The Meyerowitz Stories restó importancia a esta polémica y a las palabras del presidente del jurado, Pedro Almodóvar, que dijo que sería "una enorme paradoja" que la Palma de Oro se la lleve una película que no se pueda ver en salas de cine.

"Lo dijo también de Happy Gimore (Terminagolf, 1996)", bromeó Stiller sobre un filme protagonizado por Sandler y en el que él también participó. Mientras que Hoffman aseguró que tiene una gran televisión en su casa y ofreció que se viera allí.

Un equipo con química

Un humor que sobrevoló la rueda de prensa, en la que todos los componentes del equipo mostraron una gran complicidad y en la que no pararon de hacer bromas y de halagarse los unos a los otros, pero especialmente al director.

Baumbach "es único, tiene un estilo singular de filmar, desde el proceso inicial al montaje, así que siempre estoy feliz de formar parte de cualquier cosa que él cree", dijo Stiller sobre la que es su tercera colaboración con el realizador neoyorquino.

Algo en lo que se mostró muy de acuerdo Hoffman, que destacó los diálogos escritos por Baumbach. "Tienes que decir cada palabra, hay música en su escritura, es un artista singular", dijo antes de agregar: "No sé si quiero trabajar con él de nuevo, pero no puedes obviar su talento", provocando las risas de los periodistas.

Y Sandler resaltó el hecho de haber podido hacer un papel muy diferente a las comedias que suele protagonizar. "Trabajé tan duro como pude para ser lo mejor posible (...) Mi objetivo era no decepcionar a mis compañeros".

En la misma mezcla de humor y seriedad se expresó Thompson, que aseguró que le encanta todo el trabajo de Baumbach y estaba deseando trabajar con él para asegurar después que fue "duro" interpretar a una americana pero "no fue duro para nada" interpretar a una alcohólica.