La campaña presidencial de Estados Unidos el pasado noviembre fue dura, a cara de perro. Pero no todo fue seriedad: también hubo sitio para el buen humor. Así lo demostró este viernes Philipp Reines, asesor de Hillary Clinton, candidata demócrata.

Reines compartió en Twitter un vídeo que fue grabado el pasado mes de septiembre. En él se ve cómo Clinton está ensayando con el propio Reines uno de los debates contra el que luego sería ganador de los comicios, Donald Trump.

El magnate estaba representado por Reines. Este empezó su interpretación acudiendo a abrazar a Clinton, que intenta huir despavorida. "No es fácil evitar el indeseado abrazo de Trump, a veces se necesita práctica", dijo Reines.

Poco después, Clinton compartió el vídeo en su cuenta de Twitter, y admitió que al verlo, soltó una buena carcajada.