Viaducto de Glenfinnan
Turistas fotografiando las vistas en el viaducto de Glenfinnan, en Escocia. Renata / WIKIPEDIA

La saga de películas de Harry Potter ha dejado decenas de imágenes inolvidables para sus millones de fans en todo el mundo. Una de ellas es el paso del Hogwarts Express, el tren que comunica Londres con la escuela Hogwarts de Magia y Hechicería, por el espectacular viaducto de Glenfinnan, en las Highlands de Escocia. Por ese viaducto pasa un tren real y gracias a la película, es un destino turístico de primer orden.

Pero precisamente por eso, se ha convertido en un peligro. La policía ferroviaria de Reino Unido (British Transport Police o BTP) ha alertado de lo peligroso que es jugarse la vida por hacerse una foto.

El Mirror recoge que la BTP ha detectado un aumento de incidentes relacionados con personas que han sido vistas en las vías fotografiándose, además de los viajeros que asoman por las ventanas de los trenes para hacerse fotos.

"Compartimos su entusiasmo, pero esos visitantes no poseen poderes mágicos, así que no hay nada que les proteja de resultar heridos o incluso morir si son arrollados por un tren", dice una fuente de la BTP.

En términos similares, con un toque de humor, se manifiesta el sargento Kevin Lawrence, de la base en Inverness de la BTP: "Queremos recordar a todo el mundo que somos muggles" (el término con el que el mundo de Harry Potter se conoce a las personas sin poderes mágicos).