La Dirección General de Medio Natural espera desovar en la piscifactoría alrededor de dos millones de huevos y lograr que la mayoría llegue al estado de alevín, alcanzando el objetivo anual de, aproximadamente, un millón de peces entre alevines y añales, todos ellos en perfecto estado sanitario.

Estos peces se utilizarán para reforzar las poblaciones trucheras en los ríos riojanos afectados especialmente por la inversión o alteración del régimen natural de caudales; es decir, los tramos fluviales aguas abajo de embalses de regulación para regadíos o agua de boca, así como en otros tramos o sectores en los sea aconsejable reforzar los estadios de alevín. De hecho, el grueso de la producción de la piscifactoría es el alevín o el añal, pues es la clase de edad más sensible a estas afecciones.

El Gobierno de La Rioja adquirió en 1997 la piscifactoría de Brieva con el objetivo de promover y recuperar la riqueza piscícola de la Comunidad Autónoma potenciando la repoblación de trucha autóctona. Simultáneamente a la realización de las obras, se puso en marcha la primera experiencia de producción de truchas y desde entonces han funcionado de manera continuada, contratándose la correspondiente asistencia técnica para la gestión de la piscifactoría, en la que actualmente trabajan cinco personas.

Esta gestión incluye la ejecución de las labores de producción animal, que suponen labores de limpieza, tratamiento y desinfección, alimentación, selección y clasificación, tareas muy especializadas por tratarse de animales salvajes. De manera complementaria se realizan también labores de mantenimiento, conservación y limpieza de las instalaciones para garantizar el correcto funcionamiento de la planta durante el actual ejercicio.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.