Hugo Chávez ha vuelto a contestar a las palabras que el Rey le dirigió durante la clausura de la XVII Cumbre Norteamericana, "¿por qué no te callas?", durante una conversación con varios periodistas, según informa el diario El Mundo.

El presidente venezolano asegura que le han comentado que "al Rey lo tuvieron que parar porque estaba muy bravo, como un toro... pero yo soy muy torero y olé".

Con las palabras de Chávez el incidente sigue en ascenso. En esta ocasión, el venezolano ha asegurado que se ha "dado cuenta" de que "es el Rey el que dirige la política exterior de España, no es el presidente del Gobierno", en una crítica a Zapatero.

Además, Chávez recordó el golpe de estado de abril de 2002 , que le derrocó durante varios días. Durante la cumbre de Chile sostuvo que el ex presidente del gobierno, José María Aznar, lo apoyo, y ahora aludió directamente al Rey: "¿Sabía usted del golpe de Estado contra el gobierno de Venezuela?". "En 2002, era el mismo Rey, pero no el mismo presidente", aseguró Chávez, a quien sus asesores piden prudencia.

Los dos somos jefes de Estado

Después del encontronazo entre el monarca español y el presidente venezolano, Zapatero advirtió a Chávez que esperaba que fuese "la última vez" que un mandatario actuaba así. Además, calificó de "inapropiado y no aceptable" el comportamiento del venezolano.

El Rey es tan jefe de Estado como yo, con la diferencia de que yo soy electo. He sido electo tres veces, con el 63%

Sin embargo, desde entonces, el venezolano no ha dado tregua a su lengua. Desde que se produjo el incidente Chávez ha asegurado que el Rey de España "será Rey, pero no me puede hacer callar". "El Rey es tan jefe de Estado como yo, con la diferencia de que yo soy electo. He sido electo tres veces, con el 63%", ha insistido Chávez.

También en España se han sucedido las reacciones. A las primeras críticas del Partido Popular, cuyo secretario de Comunicación, Gabriel Elgorriaga, aseguró que lo ocurrido fue consecuencia "de la imprevisión, de la negligencia y de la falta de capacidad de actuación" de Zapatero, le ha seguido Mariano Rajoy.

El presidente del PP aseguró que el incidente es fruto "de las amistades peligrosas que ha cultivado el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero", al que pidió que busque sus aliados entre los gobernantes "occidentales, liberales y democráticos".