Pensiones
Un jubilado pasea en una imagen de archivo. EFE

Con más años de vida por delante, según apuntan todas las previsiones, la jubilación se ha convertido en una cuestión de Estado permanente... y también personal. Está ocurriendo aquí, en España, y en casi todos los países.

"En todo el mundo, los países se enfrentan a un cambio sin precedentes que supone, al mismo tiempo, problemas y oportunidades. El concepto de la jubilación está cambiando; la esperanza de vida sigue aumentando; se intensifica la presión sobre los gobiernos y los sistemas de pensiones; cada vez es mayor la responsabilidad que recae sobre el individuo", apunta Aegon en el estudio Preparación para la jubilación 2016.

A pesar de ser una realidad evidente, la sociedad española, a diferencia de otras europeas, "tiene dificultades para mantener el ritmo de cambio tan rápido. Son muy pocos los que ahorran y planifican bien su retiro", recoge el informe de la aseguradora.

La situación actual del sistema público de pensiones en España es preocupante se mire por donde se mire. Sigue una fórmula de reparto que sostienen los cotizantes, y si la sociedad es más longeva y cada vez hay menos nacimientos, el método de financiación dejará de ser efectivo en algún momento. De hecho, la denominada hucha de las pensiones –una reserva destinada a atender necesidades extraordinarias– se está agotando.

El Gobierno y todos los partidos políticos están estudiando posibles cambios a través de la revisión del Pacto de Toledo. En este momento se están recogiendo varias recomendaciones y probablemente hasta finales de año no se tomen decisiones en firme.

La sociedad española tiene dificultades para mantener el ritmo de cambio tan rápido

"Todos los sistemas de pensiones del mundo se encuentran en plena transición hacia esquemas más adaptados a una demografía global gobernada por la convergencia en la denominada segunda transición demográfica (...)", explica Ignacio Izquierdo, consejero delegado de Aviva en la presentación del informe Pensiones en transición.

El resultado futuro va a desembocar en una reducción de las grandes diferencias que arrojan los países en materia de prestaciones públicas. "No tanto (el cambio) será hacia una equiparación al alza o a la baja de los estándares existentes, sino a una nueva lógica protectora, sostenible, suficiente y eficiente a la que tantos países avanzados y emergentes contribuirán a dar forma", explican en Aviva.

Entonces, si el problema es el mismo, ¿por qué se están buscando soluciones divergentes? Según Aviva porque cada zona tiene unas pretensiones y un punto de vista bien distinto en muchos conceptos de la vida.

"Los diferentes modelos siguen practicando alternativas de protección más ancladas en la historia que en una mirada hacia el futuro. En Japón, por ejemplo, el método de prestaciones públicas no ha cambiado casi nada en los últimos 60 años, y en algunos países avanzados las pensiones de viudedad apenas han mejorado con respecto a cómo eran a principios del siglo xx", explica Aviva.

Aún así, según se desprende de las conclusiones del estudio de la aseguradora, "la tendencia general en materia de reformas camina hacia la adaptación de la edad de jubilación; la separación entre pensiones básicas y complementarias obligatorias; la transformación del reparto en capitalización actuarial mediante las cuentas nocionales; la jubilación activa instrumentada mediante la compatibilidad de pensiones e ingresos laborales y la limitación de la cobertura de supervivencia para dar paso a de dependencia".

Diferentes sistemas de jubilación

Australia, Singapur y Suecia son los países más avanzados en la reforma de las  pensiones. La tasa de sustitución media (relación de lo que se cobra en la jubilación sobre el último sueldo percibido) es del 65%, según la OCDE. La de España supera el 70%, pero tenderá a igualarse con el resto.

A tener en cuenta al buscar trabajo

Tres de cada cinco españoles considera fundamental a la hora de elegir un nuevo puesto de trabajo que la empresa ofrezca entre sus retribuciones un plan de pensiones que complemente el ahorro para su jubilación, según se desprende del estudio Preparación para la jubilación 2016 realizado por Aegon. A pesar de ello, siete de cada diez reconoce que en la actualidad no recibe prestación o apoyo de su compañía en este sentido.