El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, replicó al Rey Juan Carlos de España, que le ordenó callar durante la sesión de clausura de la Cumbre Iberoamericana, y afirmó que "el Rey será Rey, pero no me puede hacer callar".

 

Allá él, pero reclamo respeto porque yo soy también un jefe de Estado y electo democráticamente

"Allá él, pero reclamo respeto, porque yo soy también un jefe de Estado y electo democráticamente", subrayó Chávez durante un acto académico en una universidad privada.

"Él (el rey) "es tan jefe de Estado como yo, con la diferencia que he sido electo tres veces", sostuvo.

"Ningún jefe de Estado puede estar mandando callar a otro; a mí me dijeron después que al Rey tuvieron que agarrarlo, que se iba a parar (levantar) de su asiento, (pero) yo no lo vi", comentó.

"No estaba hablando con el Rey y él es tan jefe de Estado como yo lo soy, con la diferencia que yo soy electo, he sido electo tres veces con el 63 por ciento; son tan jefes de Estado el indio Evo Morales como el Rey Juan Carlos de Borbón", añadió.

"Estaba diciendo la verdad en la que creo, así que yo no tengo nada que responderle al Rey. Allá él", concluyó Chávez, que además afirmó que reiteraba todo lo que había dicho sobre el ex presidente del Gobierno español José María Aznar.

En la sesión de clausura de la Cumbre se produjo una bronca que marcó la jornada, cuando el Rey de España perdió la paciencia ante los ataques de Chávez contra Aznar y le espetó: "¡Por qué no te callas".

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, también intervino y le pidió a Chávez "respeto" para quien fue su antecesor, que fue elegido, subrayó, en elecciones democráticas.

De forma reiterada, el mandatario venezolano trató de "fascista" a José María Aznar, lo que ocasionó las réplicas del Rey y del jefe del Ejecutivo español.

Chávez formuló su réplica al Rey de España durante una ceremonia en la que fue investido como doctor honoris causa de la Universidad privada de Artes y Ciencias Sociales (Arcis), que organizó la "Cumbre de los Pueblos", que se celebró de forma paralela a la Cumbre Iberoamericana.

El mandatario venezolano tuvo una activa participación en el acto de clausura de esa cumbre paralela, en el que pronunció un maratoniano discurso de una hora y 45 minutos, durante el cual cantó, homenajeó al fallecido presidente chileno Salvador Allende y habló por teléfono con el convaleciente presidente de Cuba, Fidel Castro.

También participaron en ese acto, al que asistieron algo más de 3.000 personas, los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Bolivia, Evo Morales, así como el vicepresidente cubano, Carlos Lage.

Tras el acto, celebrado en el velódromo del Estadio Nacional de Santiago, Chávez se dirigió a la universidad para recibir el doctorado honoris causa, que fue su última actividad en Chile antes de emprender el regreso a Venezuela.

Originalmente, el acto se iba a celebrar el viernes, pero Chávez no llegó debido a los intensos debates de la Cumbre Iberoamericana.