En concreto, habría sustraído 12 piezas de oro que posteriormente habían sido vendidas en dos establecimientos de Santander, entre noviembre del año pasado y abril del actual, han informado fuentes del instituto armado.

Fue a finales de abril cuando la Guardia Civil de Laredo tuvo conocimiento de que una vecina de la localidad de 69 años había sido víctima del hurto de joyas en su domicilio, sin que se observaran señales de forzamiento o de que hubiera entrado alguien en el lugar.

Agentes de Laredo y Castro Urdiales comenzaron entonces la investigación, sospechando que la persona autora de los hechos era alguien que tenía acceso a la vivienda, entre las cuales se encontraba una mujer que realizaba periódicamente tareas de limpieza doméstica.

Gestiones realizadas en establecimientos de compraventa de oro, y con intercambio de información con la Policía Nacional, se permitieron detectar dos locales de Santander donde se habían vendido las joyas sustraídas, que no se pudieron recuperar debido al tiempo transcurrido, ya que las ventas comenzaron en noviembre de 2016.

También se localizó a la mujer que había vendido las joyas, que fue detenida este miércoles como presunta autora de delito de hurto continuado.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.