BEHOBIA-SAN SEBASTIÁN
José Antonio Iglesias entrena en el Mini Estadio de Anoeta. M.L.
José Antonio Iglesias realizó el sábado su último entrenamiento antes de la Behobia-San Sebastián. Ayer, junto con 14.000 atletas más, participó en una de las carreras más populares del calendario. Pero no lo hizo a pie. Hace diez años, un accidente de moto lo dejó en silla de ruedas. Sin embargo, eso no ha sido impedimento para que este lazkaotarra de 33 años siga disfrutando del deporte.

Por fin la Behobia-San Sebastián, ¿estás listo?
Antes de la Behobia ya he corrido tres carreras más en el último mes y en todas he mejorado los tiempos. Creo que estoy en mejor que el año pasado, pero nunca se sabe hasta que estás corriendo. Espero andar cerca de la hora.

Ésta será tu sexta participación. ¿Cómo describirías la carrera?
Para los que vamos en silla es la más importante que tenemos por aquí, dónde más gente participa y mejor nivel hay. Además nos sirve también para ver las últimas novedades en cuanto a las sillas. Aparte, tienes un montón de gente te anima.

¿Qué es lo que más te atrae?
El ambiente, y que sale bastante gente en silla de ruedas. Así puedes encontrar a alguien que vaya más o menos a tu ritmo e intentar hacer una buena marca. En Francia hay carreras con ambientillo, pero como aquí, ninguna.

En Francia hay carreras con ambientillo, pero como aquí, ninguna

¿Y los más complicado?
¡Uff, las cuestas! Es donde te quedas atascado. Y lo peor es que la primera cuesta te pilla con la musculatura un poco fría todavía. Luego, al pasar de nuevo al llano, tienes las muñecas cargadas de la subida... Los cambios de ritmo se hacen duros.

¿Es difícil moverse entre tantos participantes?
No, está todo preparado para que no haya problemas. Salimos 35 minutos antes que los de a pie y es muy difícil que te pillen. Los mejores marchan por encima de los 30km/h y en las bajadas podemos alcanzar los 60 o 70km/h.

Los mejores marchan por encima de los 30km/h

Supongo que llevará casco.
Sí, es obligatorio.

¿Nunca se ha llevado un susto?
En mi primera participación me llevaron en ambulancia al hospital. Iba como a 60km/h y pillé un bache. Partí la rueda, me caí, se me rompió el casco... Me dieron 16 puntos en la cabeza y me fastidié la muñeca. Pero al año siguiente salí otra vez.

La silla, decisiva

¿Has llevado una preparación específica?
Compito todo el año, pero me estuve preparando especialmente para una media maratón internacional que tuvo lugar en Bilbao el primer fin de semana de octubre. Desde entonces me he centrado en la Behobia.

¿Cómo entrena un discapacitado?
Igual que los que corren a pie. Se entrena un poco todo. Hay días en que tienes que hacer fondo, otras veces toca hacer series, dos días a la semana pesas para coger fuerza... Lo más pesado son las series y las cuestas porque entrenas sólo. La técnica también es importante porque si empujas mal puedes frenar en lugar de avanzar.

¿Qué importancia tiene una buena silla?
Tiene que ser a medida e ir lo más ajustada posible a tu cuerpo para que cada vez que la impulses no pierda la inercia que lleva. Es como si la silla y yo fuéramos un sólo cuerpo. Y luego la gente de nivel les pone ruedas de carbono y cierran el chasis para ir más rápido.

Es como si la silla y yo fuéramos un sólo cuerpo

¿Puede cambiar mucho el rendimiento de un atleta?
La silla puede ser decisiva entre los atletas de élite. En el mismo segundo pueden entrar seis o siete, como sucedió en la maratón de Tokyo.

¿Tienes previsto participar en otra carrera próximamente?
Correré la Santurce-Bilbao, en diciembre lo haré en San Adrián y puede que me anime con la media maratón de Vitoria.

LA SILLA DE COMPETICIÓN
Una silla de competición cuesta por encima de 4.000 euros. La estructura suele ser de aluminio y consta básicamente de tres ruedas, freno delantero, y una palanca de dirección. Su peso oscila los 7kg, aunque algunos atletas utilizan ruedas de carbono, en lugar de las tradicionales de aluminio, y cierran el chasis para minimizar el rozamiento del viento. Es necesario usar unos guantes especiales reforzados para evitar hacerse daño en las manos.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SAN SEBASTIÁN