El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero recordó que el Gobierno se ha comprometido a financiar la educación de los 103 menores a los que la ONG El Arca de Zoé pretendía sacar presuntamente de forma ilegal del país. Zapatero se mostró convencido de que esta medida "recibe el respaldo" de una ciudadanía "tan sensible y solidaria" como la española.

Preguntado sobre si preveía hablar con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para interesarse por la suerte del resto de franceses detenidos en Chad, señaló que el Gobierno y la diplomacia españoles han estado "en contacto casi permanente" con Francia desde el inicio de la crisis y recordó que España agradeció a Sarkozy la tarea realizada en este caso.

"España sigue trabajando en coordinación con Francia" y "desea que los compatriotas franceses que aún están en Chad tengan también un final satisfactorio en su situación", afirmó el presidente, que garantizó que el Gobierno está "dispuesto a colaborar en todo aquello que sea necesario".

"Satisfecho" por el regreso

Por otra parte, manifestó su "satisfacción" por el regreso a España de los tres españoles que permanecían hasta este viernes detenidos en Chad, y destacó el "éxito" de la gestión diplomática desplegada por el Gobierno en el caso del presunto tráfico de menores por parte de una ONG francesa, en que se vieron implicados siete empleados de una compañía aérea española.

En rueda de prensa en Santiago de Chile, donde participa en la XVII Cumbre Iberoamericana, agradeció las palabras de los españoles liberados y sus familias con respecto a la labor del Ejecutivo, así como el trabajo de los diplomáticos, entre los que destacó el papel del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos.

Asimismo, agradeció el "trabajo realizado" y la "sensibilidad" demostrada por el Gobierno de Chad y el presidente, Idriss Déby, con quien Zapatero conversó en dos ocasiones durante la crisis, y subrayó cómo, cuando hay "planteamientos razonables", incluso países que tienen "muchas dificultades", "problemas sociales" y conflictos, "responden adecuadamente". En este sentido, aseguró que España no olvidará este comportamiento.

Respuesta a Chávez

Respecto a la Cumbre Iberoamericana, Zapatero ha querido trasladar al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, la necesidad de cumplir una "regla esencial" en la vida pública como es referirse a los demás con respeto aunque se esté en "las antípodas ideológicas".


Zapatero respondió así a la pregunta de si había trasladado a Chávez su malestar por las críticas del presidente venezolano a la patronal española y al ex presidente del Gobierno español, José María Aznar. Explicó que en más de una ocasión él ha conversado con Chávez para exponerle la necesidad de que, en la vida pública, hay que referirse a los demás con respeto aunque no se compartan sus posiciones políticas.

"Esa es la norma de conducta que procuro practicar y la que me gusta que practique todo el mundo, sobre todo cuando nos estamos refiriendo a países amigos como Venezuela y España", añadió.