Lluvia
Una mujer, paseando bajo la lluvia en Castellón. EFE

Las temperaturas registrarán este jueves un descenso generalizado en prácticamente todo el país, de forma notable en el interior peninsular, y las fuertes tormentas regresarán a muchos lugares de la mitad norte, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología.

La llegada del frente frío a la península pone en alerta a veintidós provincias de once comunidades por viento, tormentas y lluvias que dejarán más de 15 litros por metro cuadrado en una hora.

Se espera que el desplazamiento hacia el este de un frente frío atlántico provoque cielos nubosos o cubiertos y precipitaciones en la mitad norte peninsular y gran parte de la mitad este, remitiendo por el oeste a lo largo del día.

Todas las provincia de Aragón están en alerta amarilla (riesgo) por tormentas y por lluvias con una precipitación acumulada de 15 litros por metro cuadrado en una hora que afectarán a amplias áreas de la zona centro, Pirineo, Teruel, Cinco Villas y la ibérica zaragozana; Zaragoza también tiene alerta por rachas de viento de 70 km/h.

En Castilla y León hay aviso en Burgos, León, Palencia y Soria por tormentas y precipitaciones que descargarán más de 15 litros por metro cuadrado en una hora, en extensas zonas de la Ibérica, la Meseta y de la cordillera Cantábrica.

Castilla La-Mancha tiene alerta por tormentas en Cuenca y por lluvias y también tormentas en la serranía de Guadalajara.

Las Islas Canarias tienen aviso amarillo por rachas máximas de viento que alcanzarán 70 km/h y por fenómenos costeros adversos con áreas de mar gruesa.

Cataluña mantiene la alerta en Lérida por lluvias en el Pirineo, con mayor incidencia en el valle de Arán, y alerta en Girona y Tarragona por viento y por costeros.

Cantabria, Navarra, La Rioja, Asturias, todas las provincias del País Vasco y la provincia de Castellón en la Comunidad Valenciana mantienen activado el aviso amarillo por lluvia, tormenta o rachas fuerte de viento.

La Agencia de Meteorología avisa de que con la alerta amarilla no existe riesgo meteorológico para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta.

La cota de nieve en la mitad norte peninsular descenderá hasta los 1.300-1.600 metros en el tercio noroeste, y hasta 1.500-1.800 metros en el resto.

Predominarán los cielos poco nubosos o despejados en el resto del país.

Las temperaturas sufrirán un descenso generalizado, excepto en el extremo sudeste peninsular y Baleares, donde cambian poco; ese descenso será notable en gran parte del interior peninsular, e incluso localmente extraordinario en el Cantábrico oriental, Alto Ebro y este de ambas mesetas.