Agustín Rey Chad
El piloto Agustín Rey se lleva las manos a la cara en la base de Torrejón, antes de pronunciar unas palabras de agradecimiento a todos los que contribuyeron a su liberación. EFE

De nuevo en casa. El piloto Agustín Rey, uno de los tres españoles liberados en el Chad acusados supuestamente de tráfico de menores, ha querido agradecer a "todas las autoridades" su esfuerzo en la resolución de "este episodio", donde "los momentos iniciales han sido bastante duros", ha matizado, al tiempo que ha recalcado que había una "gran incertidumbre hasta que llegó el cónsul español y nos transmitió todo el apoyo que teníamos en España".

Además, ha dado las gracias por el "apoyo recibido" y ha señalado que, a pesar de vivir esta terrible experiencia, "estoy orgulloso de cada uno de ellos". El comandante afirmó que en todo momento han sido "una tripulación" y han actuado "más allá de su deber". También quiso dejar claro que pasaron miedo aunque "estamos bien, gracias a la labor del Gobierno. Gracias a Dios por estar de nuevo entre nuestras familias."

Recibimiento de De la Vega

Tras aterrizar el avión, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega recibió, junto con un nutrido grupo de familiares, al piloto Agustín Rey, el copilo to Sergio Muñoz y el auxiliar de vuelo Daniel González, acusados del presunto tráfico de niños por el caso de la ONG francesa 'El Arca de Zoé', y les dio la bienvenida a todos.

La dirigente socialista, quien ha señalado que "la diplomacia ha funcionado" gracias a la "actitud firme del Gobierno", ha transmitido su agradecimiento al Gobierno de Chad y a las autoridades y "nuestra disposición al entendimiento", lo que ha permitido que "nuestros compatriotas hayan regresado felizmente a casa". También ha insistido que España y su Gobierno "saben estar con los ciudadanos y defender sus intereses de manera dialogante, con convicción, de manera sosegada y cooperativa, con los atributos que deben regir las relaciones internaiconales"

El fiscal del Chad lo confirmó

El fiscal general del Chad, Mohamad El-Adi confirmó este viernes que serían liberados. Estas palabras confirmaban lo que ya había adelantado el cónsul español en la zona, Vicente Mas.

La ONG implicada desvinculó a los españoles del tráfico de niños y aseguraba que no sabían cuáles eran las verdaderas intenciones del viaje. Han sido 15 días de pesadilla pero, por fin, con un final feliz.