Lamari
Lamari ha vuelto tras dos años de silencio musical. SONY

Lamari ha cogido las riendas de Chambao. Y desde luego que para bien. Con otro aire es su apuesta más personal, tanto en la creación -ha compuesto nueve temas de los once del disco- como en la producción. Y se ha dejado llevar por los ritmos étnicos y por sus paseos por medio mundo: Marruecos, Latinoamérica, etc.

El disco, muy trabajado, pretende tener también su cuota de compromiso con temas como Papeles mojados o Voces. Lamari tiene las cosas claras y no duda en poner los puntos sobre las 'íes' si hace falta. Tras dos años fuera de combate por un cáncer, ha vuelto renovada pero con su estilo de siempre. Ganas no le faltan.

¿Qué tiene África que enamora tanto a los que aman el flamenco?

El disco no es sólo un acercamiento a África. He intentado plasmar un poco todos los viajes que he hecho. Pero con temas como Papeles Mojados sí me acerco a ella. África tiene mucha riqueza, y Chambao es un grupo joven al que le interesa enriquecerse con sonidos de otras culturas y otros mundos. Hemos utilizado muchos instrumentos de percusión.

Entonces, eso del 'flamenco chill', ¿es ya agua pasada?

Lo del 'flamenco chill' fue una 'guasa' nuestra

Eso son cosas que decís vosotros, los de la pluma. Chambao se puso esta etiqueta al principio como un juego. Teníamos muchas ideas y pocos instrumentos para llevarlas a la práctica, así que tiramos de la electrónica. Fue una guasa, pero seguimos haciendo lo mismo. Me gusta ese estilo, y mientras salga así de bien, habrá que mantenerlo.

¿Disco nuevo, vida nueva? ¿O en este caso para usted ha sido al revés?

Disco nuevo, sensaciones nuevas. Hemos intentado hacer buenas canciones. Cuando haces un disco partes siempre de cero, aunque mi vida sigue siendo la misma. Esta profesión es un puntazo, porque Chambao no es sólo un disco, es un proyecto.

‘Con otro aire’ toca algunos temas comprometidos. ¿Qué le preocupa a Lamari además de su música?


Si, tenemos dos temas reivindicativos, aunque el disco entero no lo es (repite esto varias veces). Hay una canción, El viejo San Juan, que habla de un viaje por Puerto Rico, otra que se llama El canto de la ballena, que es un restaurante que está en Caracas y que en el mismo disco invitamos a la gente a que se pase por allí…

Pero 'Papeles mojados' y 'Voces' sí tocan temas de actualidad…


Sí, pero también hablamos de otras cosas. Aunque sí me preocupa lo que tiene que ver con luchar por un mundo mejor, con la protección de la infancia y con la erradicación de la pobreza.

Entre el ‘artisteo’ internacional se ha puesto de moda esto del cambio climático…

No deberíamos frivolizar. Cuando eres artista estás más conectado con estas causas, te sale de dentro y de forma humilde apoyarlas. Son temas muy delicados y no se debe juzgar a nadie porque las defienda. Si se quedan ahí es porque no había motivación, pero si salen bien, de puta madre (sic.); te sientes realizado.

De lo que no se habla mucho últimamente es de la piratería, ¿es que no hay o es que los medios no nos ocupamos de ello?

Chambao come más que nada de los directos

Un poco de todo. Lo que hay que hacer es ponerse en el pellejo de la otra persona, porque la vida está cara, la cultura, el cine… No hay dinero para tantas cosas, pero los que ‘piratean’ deberían ponerse en la piel del otro también. La música está en un momento muy interesante, pero la venta de los discos va mal, y la verdad es que no les estamos dando la oportunidad a grupos nuevos que son muy buenos. De todas formas, Chambao come más que nada de los directos.

Han recorrido medio mundo con su última gira, ¿tanta fama asusta?

Yo, que quieres que te diga, paso un poco de la fama. Me proporciona satisfacciones superbonitas, pero no es algo que me pese como una losa. Para mí Chambao es un proyecto de por vida. Yo voy a necesitar vomitar mis inquietudes siempre. Además, cuanto más trabajo, más conocido eres.

Su dueto con Ricky Martin (‘Tu recuerdo’) ha llegado a los Grammy, ¿cómo se siente?

El mayor reconocimiento hay que dárselo a Tommy Torres, que es el compositor, y nosotros hemos sido sólo un buen canal. Estar nominado ya es un reconocimiento, aunque a todo el mundo le gusta recibir premios, digo yo. (La canción no fue premiada)

¿Se atreverías a cantar en inglés o es que no le apetece?

Ya he cantado en inglés algo, pero no entra dentro de mi anhelo. Además, no tengo mucha idea.

¿Cómo mata el tiempo libre en las giras?

Suelo leer e ir al cine. Me encanta el cine.

¿Cuál es la última película que ha visto?

13 rosas. Es de quitarse el sombrero. Salí llorando de allí y muy reivindicativa gritando ¡libertad! (alza la voz).

Y cuando está lejos, ¿se preocupa por saber qué pasa? ¿Lee prensa, ve noticias?

Veo a 'Eva Hache' o 'Buenafuente', explican las cosas muy claras

Si se cogen en la tele los programas de Eva Hache o Buenafuente los veo. Explican las cosas muy claritas. Me gusta verlos más que leer el periódico o escuchar a los políticos, porque manipulan más la información.

Volviendo al disco, ha tardado menos de un año en sacarlo, ¿le ha salido de dentro?

En total ha sido un año y medio. Pero también se han hecho otras cosas, como sacar el recopilatorio Caminando 2001-2006 (2006) para volver a relanzar un poco Flamenco Chill (2002), que estaba descatalogado...

Y usted, en tan poco tiempo, has escrito nueve de los once temas, qué rapidez…

Más o menos las escribí de marzo a julio, sí, pero con ideas que ya tenía de antes. Yo voy recopilando ideas, voy dejando semillitas en mi móvil (tararea una melodía), en libretas… Y luego ya los escribo.

¿Valora más a los amigos que antes?

¿Por qué iba a valorarlos más?

Por edad, madurez…

Los amigos son los amigos. Y son algo muy importante y muy sincero, como la familia.

¿Qué es lo último que le ha regalado un amigo?

Romana Alarcón me ha regalado su voz árabe en Papeles mojados.

Hablando de amigos, ¿cómo ha sido trabajar con Estrella y Enrique Morente?

La colaboración de Enrique y Estrella Morente ha sido un regalo

Estoy encantada, su colaboración ha sido un regalo. La verdad es que es muy buena gente. A él no le conocía en persona, y ha colaborado en la versión que hemos hecho de la canción de Ray Heredia Lo bueno y lo malo.

¿Para cuándo unas vacaciones? ¿Dónde desconecta Lamari?

Cuando termino de trabajar, desconecto. Y si me voy de vacaciones pues me voy a un sitio u otro, depende del que me apetezca, depende del momento.

El acabado y la presentación estética del disco están muy trabajados. Al igual que la página web del grupo.

Gracias. Si, está muy bonito. Pero también quiero decir (anima la voz) que la producción de este disco ha sido partida. Hemos tenido un equipo ‘de buen rollo’ con Bob Benozzo y Alejandro Acosta, de Mojo Project. Y lo de la web son acuarelas.