Piedras preciosas valoradas en más de 30.000 euros, fósiles de plantas y animales de millones de años y una exposición sobre la evolución del hombre se pueden ver desde hoy en el salón Expominer, que hasta el próximo domingo tendrá abiertas sus puertas en el
recinto ferial de Montjuïc de Barcelona.

Más de 140 expositores, la mitad de ellos extranjeros, procedentes de catorce países como Marruecos, China, Colombia, Perú, India y Estados Unidos, participan en este salón, que celebra su vigésimo novena edición consolidado como el principal certamen del sector en España y uno de los más relevantes de Europa.

Cada año visitan Expominer más caprichosos que desean comprar alguna pieza exclusiva, inversores que andan a la caza de piedras preciosas y decoradores y diseñadores en busca de ideas
En él, según ha explicado su presidente y fundador, Joan Albert Valls, se podrán ver y adquirir miles de minerales, fósiles y exclusivas piedras preciosas, como zafiros, esmeraldas, amatistas y rubíes, algunas de las cuales tienen un precio en el mercado superior a los 30.000 euros.

El salón, que espera recibir más de 18.000 visitantes, expone además una muestra sobre los últimos treinta años de historia del hombre, que incluye cuarenta réplicas de cráneos humanos, nueve reconstrucciones a escala de homínidos y una quincena de piezas originales de herramientas prehistóricas.

Una de las piezas más destacables es la réplica del Australopithecus Anamensis, una especie de homínido de unos cuatro millones de años de antigüedad, que se cree que era bípedo, cuyos restos originales fueron hallados en 1995 en Kenia por la paleoantropóloga Meave Leakey.

En la línea de la función educativa y formativa, además de comercial, que quiere tener el salón, Expominer acoge también la exposición "La evolución de los cocodrilos", que propone el largo recorrido histórico llevado a cabo por estos animales, desde sus predecesores prehistóricos hasta los ejemplares actuales.

Valls ha destacado la organización también de un taller de arqueología experimental, en el que los visitantes podrán conocer las técnicas para encender fuego que utilizaba el Homo Sapiens hace miles de años, así como las herramientas cortantes que usabas para cazar.

El presidente del salón afirma que este encuentro sectorial pretende reunir tanto a profesionales como a coleccionistas y simples aficionados al mundo de los minerales, los fósiles y las joyas elaboradas con piedras preciosas y semipreciosas.

No obstante, ha señalado que cada año visitan Expominer más "caprichosos" que desean comprar alguna pieza exclusiva, inversores que andan a la caza de piedras preciosas y decoradores y diseñadores en busca de ideas y componentes para joyas, lámparas u otras piezas de mobiliario.

Expominer cuenta este año con 6.000 metros cuadrados de superficie, en los que se han instalado unos 150 expositores, el 48 por ciento de los cuales son extranjeros y el resto españoles, en su mayoría catalanes.