También se llevó un sillón renacentista. Ni corto ni perezoso un hombre de 48 años entró a plena luz del día en la Real Academia, cogió un cuadro con la imagen del Rey Juan Carlos y se lo llevó a cuestas por la calle. A varias personas que pasaban por allí les extrañó y llamaron a la Policía, que lo detuvo poco después.