Sube el pollo, sube el pan. Sube la fruta y e ir al cine. Pero nada garantiza que vaya a incrementarse el salario de unos 70.000 trabajadores de la provincia de cara al año que viene. Son en torno al 11% de los 617.000 empleados en Málaga, según CC OO.

La vida se ha encarecido de enero a octubre un 2,7%. La pérdida de poder adquisitivo no sólo afecta al titular de la nómina, sino a la familia que depende de esos ingresos para llegar a fin de mes.

Las causas

57.000 trabajadores, sin convenio

En este documento consensuado entre los empresarios y los trabajadores de cada sector o compañía se suele incluir una cláusula en la que se garantiza que los empleados podrán mantener su poder adquisitivo de un año para otro.

13.332, sin mejoras

Estos malagueños sí tienen un convenio colectivo, pero en su caso no se incluye ningún artículo que garantice el mantenimiento ni la mejora de su poder adquisitivo.

En lo que va de año se han negociado 103 convenios que afectan a 150.561 empleados.
la consecuencia

Menos consumo

Si se gana lo mismo y los precios suben, la consecuencia llega más allá del hogar. «Estas personas reducirán su gasto. Las empresas venderán menos», dice el catedrático de Economía Política de la Universidad de Málaga, Juan Torres. «Es injusto que aumenten los beneficios de los empresarios y no la remuneración de sus trabajadores», recalca.

Ejemplo ficticio para entendernos

María no está protegida por una cláusula de revisión salarial. Cobró 1.000 euros al mes en 2006. Su empresario le prometió una subida del 2% en 2007. El coste de la vida o IPC de 2007 acaba aumentando un 4%. Con cláusula de revisión salarial, el sueldo de María sería 1.040 euros en 2008. Pero en este caso la diferencia (1.040 menos 1.020) es la pérdida de poder adquisitivo de esta trabajadora durante 2008.