Oyó los gritos y corrió tras el agresor. Un joven inmigrante nigeriano oyó la petición de socorro de una mujer suramericana desde un portal de calle Mármoles. La habían violado. Ocurrió el sábado por la noche. Él vio como el agresor, español, huía. Consiguió alcanzarle y retenerle hasta que llegó la Policía, según La Opinión.