Los comerciantes de la calle Alfonso se han plantado. El 30 de octubre enviaron una carta al Ayuntamiento para comunicarle que este año no decorarán la vía en Navidad. El motivo es el coste económico que les ha supuesto instalar las luces en los últimos años.

«Hace tres años el Ayuntamiento nos pidió que arregláramos un poco más la calle porque es la vía principal que se ilumina junto al Belén. Nos dijeron que nos ayudarían económicamente, pero no lo han hecho», explica María Pilar Martínez, la presidenta de la asociación de comerciantes de la calle. El año pasado se gastaron 25.000 euros y todavía no se han recuperado.

En el Ayuntamiento aseguran que todavía están preparando el plan de iluminación y no precisa todavía si decorará la calle Alfonso el propio Consistorio.

Éste invierte alrededor de 200.000 euros en iluminar Independencia, plaza del Pilar y una calle por distrito, a elegir por la federación de comerciantes. El resto lo paga cada asociación comercial.

Las calles cuya decoración financia el Ayuntamiento se eligen por sorteo y este año serán La Vía (Casablanca), con 8 arcos de luz; San Vicente de Paúl (Casco Viejo), con 11 arcos; Lagasca (Centro), con 9 arcos; Sixto Celorrio y García Arista (Rabal), con 9 arcos; Pablo Gargallo (La Almozara), con 15 adornos; Compromiso de Caspe (Las Fuentes), con 17 arcos; Federico Ozanam (Oliver-Valdefierro), con 3 arcos; avenida San José, con 17 arcos; avenida Santa Isabel, con 4 arcos, y avenida América,  (Torrero) con 10 arcos.

También se decorará la calle Delicias, aunque en el sorteo de los comerciantes salió avenida Madrid. Sin embargo, el Ayuntamiento ha decidido poner 12 arcos en la calle Delicias y sólo 5 en avenida Madrid.

En Don Jaime y Conde Aranda

Los comerciantes de la calle Don Jaime aún no han decidido si colocarán luces, porque aseguran que les resultan muy caras. «Queremos decorar, pero una cosa sencillita cuesta 12.000 euros, y para que quede bien hay que gastar más de 20.000», explican. En Conde Aranda también quieren poner adornos, pero carecen de permiso municipal. «Desde que se remodeló la calle, el Ayuntamiento se encarga de la decoración. Nosotros queremos añadir algo más de color, aunque lo paguemos nosotros, pero no nos dejan», señalan.