Cada mes se solicitan en Zaragoza una media de 30 pruebas de ADN para determinar la paternidad de hijos y 10 para dilucidar posibles infidelidades mediante análisis de cabellos, sábanas, restos de comida, etc.

Estas averiguaciones se han disparado en los últimos años, y por ellas se llegan a pagar hasta 900 €, según explicaron a 20 minutos los responsables del Centro de Análisis Genéticos de Zaragoza, uno de los pocos laboratorios especializados en España y el único en Aragón que ofrece estos servicios.

En el año 2000 se realizaban una media de cinco test de paternidad al mes y ahora superan la treintena. Este análisis, basado en el estudio del ADN, lo solicitan sobre todo los hombres, de entre 40 y 60 años, que quieren cerciorarse de que son los verdaderos padres de sus hijos.

Casi siempre las demandas se producen a raíz de un divorcio conflictivo. También se practican pruebas de maternidad (se han dado casos de intercambios de niños en los hospitales) y de filiación, entre posibles hermanos.

Existen dos modos de ejecución de los test: acudiendo al propio centro de análisis (cuesta 900 € y tiene validez legal) y vía Intenet. En este último caso los datos son anónimos (cada persona se identifica con un código alfanumérico) y el precio baja a 450 €, ya que el resultado no puede utilizarse como prueba ante un juez.

Los interesados deben rellenar un formulario de petición y  en varios días el laboratorio les envía a casa un kit con todo lo necesario para realizarse el test.

La influencia de ‘CSI’

La serie televisiva CSI ha disparado las demandas de pruebas de ADN a partir de cabellos, colillas de tabaco, restos de comida o manchas en las sábanas para determinar posibles infidelidades en la pareja. Las piden hombres en el 98% de los casos. Se practican una media de 10 analíticas de este tipo al mes (30 veces más que en 2000) y cuestan a partir de 300 €.

Algunos datos de interés

Resultados en dos semanas: El solicitante debe esperar entre 10 y 15 días para conocer los resultados de las pruebas para determinar el ADN.

Una demanda creciente y diversa: El Centro de Análisis Genéticos de Zaragoza, que trabaja también para la Policía, recibe cada vez más solicitudes de gente de toda España y del extranjero. La mayoría de las consultas de inmigrantes tienen como objetivo legalizar a los hijos que viven en el país de origen para poderlos traer a España. No obstante, casi el 60 % de las pruebas se realizan a gente de Aragón.

Una prueba a partir de la saliva: Hasta hace algunos años las pruebas de paternidad se obtenían a partir de una muestra de sangre. En la actualidad, se trabaja sobre todo con muestras de saliva para que resulte más cómodo a los clientes.

El punto de contacto: Se puede contactar con el centro a través del teléfono 976 556 484 o en www.cagt@cagt.net