Viernes negro para muchas empresas españolas: el Centro Criptológico Nacional ha confirmado que un número elevado de organizaciones han sufrido un ataque masivo de ransomware. Microsoft ya había avisado en marzo de una vulnerabilidad en su sistema y publicó el parche correspondiente. Las empresas que no lo han actualizado han sido las afectadas. Este es el principal motivo por el que hay que actualizar el sistema operativo.

En concreto, como explica la web ComputerHoy.com, las versiones amenazadas son Windows 7, 8.1 RT y 10. El problema radica en que Windows Defender, el cortafuegos del sistema, ha sufrido una grave vulnerabilidad: con solo enviar un correo electrónico se puede conseguir que tu ordenador ejecute un código malicioso y conceda privilegios de administrador al hacker que quiera acceder a tu PC para robar datos, información o instalar malware.

Windows 10 y 8.1 están menos expuestos, pero no son invulnerables. Por eso, es recomendable forzar la actualización para disponer del Engine de Windows Defender que blinda la seguridad del sistema.

¿Cómo desinfectar el ordenador?

El Instituto Nacional de Ciberseguridad de España explica cuatro consejos para desinfectar un ordenador que ha sido infectado.

Para eliminar la infección, en principio, se podría utilizar cualquier antivirus o antivirus auto-arrancable actualizado (ejemplo). Dependiendo de la importancia de los datos perdidos es recomendable realizar un clonado previo de los discos (copia de la información del disco duro en otro soporte). El clonado es importante ya que si se quiere interponer una denuncia todos los archivos serán necesarios para la investigación, además es muy probable que exista alguna herramienta capaz de descifrar los archivos en un futuro.

Si dispones de una licencia de algún antivirus, también puedes contactar con su departamento de soporte técnico para que te indiquen la manera de proceder ya que muy probablemente tengan más información de otros usuarios afectados.

Para este caso, recuerda mantener el sistema actualizado a las últimas versiones y con los parches de seguridad más recientes.

Evita ser víctima de fraudes de tipo de delito siguiendo nuestras recomendaciones:

1. No abras adjuntos en correos de usuarios desconocidos o que no hayas solicitado, elimínalos directamente.

2. No contestes en ningún caso a este tipo de correos.

3. Precaución al seguir enlaces en correos, mensajería instantánea y redes sociales, aunque sean de contactos conocidos.

4. Precaución al descargar ficheros adjuntos de correos aunque sean de contactos conocidos.