No hay estudios aún para la nueva planta de Vigo. El alcalde, Abel Caballero, se mostró ayer satisfecho de que los vecinos de Coruxo hayan vuelto a sus casas y que los malos olores de la depuradora han remitido.

«Afortunadamente resolvimos el problema», recordó. Además, aseguró que la planta depuradora ya funciona a pleno rendimiento.

Según el propio Concello, los olores que obligaron a realojar a los vecinos no los causó ninguna avería, sino el propio mantenimiento. Sea como fuere, la planta tendrá que ser sustituida por una con más capacidad y mejor funcionamiento. Lo primero: hacer un estudio de la futura instalación, informe que todavía no existe.