El sindicato CC OO comenzó como frente contra la dictadura y en defensa de los derechos de los trabajadores en la transición. Recuerda su historia Daniel Girba, fundador.

¿Cómo arrancó el sindicato en Macosa?

Cuando yo entré en la empresa, César Llorca estaba organizando el sindicato, junto con gente del PCE. Los detuvieron a todos y yo empecé a acudir a reuniones de la Juventud Obrera Católica y, unos meses después, pensé que había que hacer algo en Macosa. Nos introdujimos en el Sindicato Vertical para derribarlo desde dentro, y comenzamos a captar gente para Comisiones.

Pero no salió del todo bien...

En una reunión clandestina del sector del metal, nos detuvieron a todos y nos encarcelaron. Estuvimos en prisión, pero como en el expediente estaban Ramiro Reig y Rafa Casanova, dos curas jesuitas, retiraron los cargos y nos salvamos de ir a prisión.

¿Cómo fueron las primeras elecciones sindicales democráticas?

Se comenzaron a organizar en 1971. Nos presentamos  frente a los verticalistas y ganamos por un 60% de los votos. En otras grandes empresas ocurrió igual, y no tuvieron más remedio que reconocer al sindicato.

¿Cómo está el sindicalismo a día de hoy?

La participación es fundamental, pero es más cómodo irse a casa que a la asamblea. Ahora son los dirigentes los que imponen su criterio, acertado o equivocado.

BIO

Tiene 60 años y trabajó 35 en Macosa. Fue uno de los fundadores y organizadores de las primeras elecciones democráticas en la empresa.