Dos profesores turcos despedidos, en estado crítico por huelga de hambre

  • La docente universitaria Nuriye Gülmen y el maestro de colegio Semih Ozakça iniciaron la huelga hace 63 días tras ser despedidos.
  • Han sido detenidos por la policía 30 veces en este tiempo.
La docente universitaria Nuriye Gülmen y el maestro de colegio Semih Ozakça.
La docente universitaria Nuriye Gülmen y el maestro de colegio Semih Ozakça.
EFE

Dos profesores turcos se encuentran en estado crítico tras 63 días de huelga de hambre para protestar contra el decreto que provocó su despido, denunció este miércoles la Asociación Médica Turca.

"Están en una etapa crítica de la huelga de hambre. Si no se interviene, hay riesgo de muerte en una semana", declaró a Efe por teléfono el profesor Vedar Bulut, presidente de la Asociación Médica de Ankara.

La docente universitaria Nuriye Gülmen y el maestro de colegio Semih Ozakça fueron despedidos por un decreto emitido bajo el estado de emergencia y empezaron una protesta diaria en una plaza de la capital turca hace 182 días.

Ante la falta de reacción de las instituciones turcas, hace dos meses decidieron iniciar una huelga de hambre.  Gülmen tiene la presión arterial baja desde anoche y se ha negado a ir al hospital, aunque ha sido trasladada a su casa, donde continúa con la huelga de hambre.

30 veces detenidos

Durante los últimos dos meses, ambos profesores solo han consumido agua con sal y azúcar, así como vitamina B1. Gülmen perdió nueve kilos y Ozakça ha bajado 17.  En estos 182 días de protesta han sido detenidos unas 30 veces por la policía.

Senal Sarihan, vicepresidente de la Comisión de Investigación de Derechos Humanos en el Parlamento turco, declaró a Efe que los abusos en los derechos humanos se han extendido bajo el estado de emergencia, impuesto desde el pasado 20 de julio tras el fallido golpe de Estado.

Unos 140.000 empleados públicos han sido despedidos mediante decreto, entre ellos, más de 7.000 académicos, que carecen de recursos legales para reivindicar sus derechos en los tribunales.

A los empleados públicos despedidos mediante decreto, se les puede retirar el seguro médico, la prestación de desempleo, cancelar el pasaporte y prohibir trabajar para el Estado, además del estigma público que pueden padecer al ser señalados como individuos vinculados a organizaciones golpistas.

La vicepresidenta del grupo parlamentario del izquierdista Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Filiz Kerestecioglu, envió una carta al Consejo de Europa para denunciar la situación de los dos huelguistas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento