Estos días soleados están siendo fríos y los puestos de castañas ya han abierto la temporada. Una buena solución para entrar en calor es comprar castañas asadas y llevarlas en los bolsillos.  La docena, entre 1,5 y 1,8 euros. Depende del puesto. Hay que saber elegir.