Después de siete discos, la redención
Quique González está de gira por los teatros españoles. (Diego Crespo).

Quizás sea porque en esta tierra abundan los cantautores, o porque sus letras aparecen citadas entre los versos de muchos poetas asturianos, o porque algunos de los paisajes sureños de los que habla no son tan distintos a este norte cantábrico; lo cierto es que Quique González siempre llena cuando actúa en Asturias.

En esta ocasión trae bajo el brazo su último álbum, y comparte la carga con La Aristocracia del Barrio, la banda que le acompaña en esta gira para Avería y redención #7.

En la primera semana ya logró colocar el disco entre los cuatro más vendidos y durante poco más de un mes ha cosechado éxitos entre la crítica, que coincide en que éste es su mejor disco.

Séptimo trabajo de quien estuvo en una discográfica,  pasó luego a la autoproducción y ahora vuelve a los estantes de las tiendas de discos con el sello de una multinacional. Se considera un «músico incómodo» y cree que donde hay que defender las canciones, la música, es en el escenario.

Un punto de nostalgia se infiere en esa decisión de editar Avería y redención #7 también en vinilo, quizás por el fetiche, porque es de los que piensan que el sonido es mejor o porque es el soporte que ahora mismo resulta más complicado piratear. «En cualquier caso, es una cuestión simbólica», precisa el madrileño.

Más rockero y con mayor presencia de las guitarras, esta nueva propuesta llega a Oviedo con «un sonido más directo, más sencillo, pero que no pierde la esencia», dice el propio González.

* Hoy, a las 20.30 horas, en el Teatro Filarmónica: Mendizábal, frente a la plaza Porlier. 20 euros.

En busca de las gafas de Mike

Al mismo tiempo que ha salido el disco, se ha lanzado también ¿Dónde están las gafas de Mike?, un documental que narra todo el proceso de grabación del disco. Está realizado por Fernando Macaya, el guitarrista de Del Tonos y funciona como una obra independiente, pero que complementa el álbum de González. Es el resultado de más de 50 horas de grabación durante giras y momentos cotidianos del músico.