Admite que mató a la novia
El británico Paul D. confesó en el juicio que acabó con su vida (Morell / EFE).
El británico Paul D., acusado de matar y descuartizar a su novia hace tres años en Calpe, confesó ayer en el juicio que acabó con su vida, aunque aseguró que después no se deshizo del cuerpo, tal y como había dicho a un diario inglés que publicó que se la había comido.