Decenas de mapaches abandonados campan desde hace un año por el Parque Regional del Sureste y amenazan con extenderse a otras zonas verdes de la región. La invasión «está creando una gran preocupación de los vecinos y de las autoridades porque se trata de un animal agresivo y exótico, que amenaza a otras especies autóctonas», según informó ayer a Europa Press el colectivo ecologista El Soto.

La población de mapaches del parque ronda los 50 ó 60 ejemplares y habitan, sobre todo, en las riberas donde confluyen el Manzanares, el Jarama y la zona de Velilla de San Antonio. Sólo durante el verano, la Comunidad capturó 15 ejemplares.

Desde El Soto explicaron que los animales proceden de una tienda de la zona que los vende, y son abandonados por sus propietarios cuando se hacen adultos. «De pequeños son muy monos, parecen gremlins, pero de mayores son muy agresivos, sacan sus garras a la mínima», explican el El Soto

El mapache es un pariente lejano de los panda. Procede de Norteamérica, por lo que aquí no tiene ningún depredador natural.

Cotorras en la Casa de Campo

Ésta no es la primera vez que unos animales exóticos invaden la región. La cotorra argentina se ha apoderado de  la Casa de Campo. Sólo en este parque hay un centenar de nidos. La Sociedad Española de Ornitología asegura que constituyen una amenaza para las aves autóctonas porque trasmiten enfermedades y son una fuente de molestias y suciedad.