Le retiran la custodia de  sus dos hijos por ser cojo
Castañé, ayer, en Bellvitge, tras una reunión de separados (E. Albarrán).
Trabaja como administrativo en el Consell Català de l’Esport. Y consiguió dos medallas, de plata y de bronce, en los Juegos Paralímpicos de Barcelona. Pero es cojo.

Esta minusvalía es uno de los argumentos a los que recurrió una jueza de Gavà para negar la custodia compartida de sus dos hijos a Joan Carles Castañé, el padre.

La jueza, en su tercer fundamento jurídico, se refiere a la «minusvalía del padre», que «debe sentirse en la ya de por sí difícil tarea de cuidar a dos niños de esas edades [4 y 8 años]». Los niños estarán con el padre los fines de semana alternos, además de los miércoles tras la salida del colegio. El resto, con la madre.  Castañé padece esta limitación, derivada de una poliomielitis. Eso no le ha impedido cosechar seis medallas en los Paralímpicos de 1984, 1988 y 1992. En Barcelona consiguió el segundo puesto en relevos 4x50 relevos y el tercero en 100 metros braza.

«Fue un palo muy fuerte. Lo razona así porque no tiene más argumentos», lamentó a 20 minutos Joan Carles, que espera conocer pronto el fallo al recurso que presentó.

Los padres, separados desde 2005, habían acordado en un principio una custodia compartida. Tras vender el piso que compartían se presentó una demanda de divorcio.

La jueza, además, cree que la relación de ambos «no es suficientemente fluida» para continuar con la custodia compartida y subraya sus diferencias para educarlos.