Las concederá el Estado a partir del 1 de enero. Serán pagas de 210 euros al mes para jóvenes de entre 22 y 30 años y se darán por un máximo de cuatro años. Para solicitarlas se habilitarán oficinas especiales en municipios como A Coruña, Vigo, Betanzos, Tui, Mondoñedo o Santiago, entre otros.

El presidente de la Xunta apostaba ayer porque estas ayudas sean un complemento al programa de alquiler autonómico que ahora financia a «más de 3.000 familias». Subrayó que las medidas «se complementan y se refuerzan» en el camino de «encontrar una respuesta» para que «los ciudadanos más frágiles, los jóvenes y los de rentas más bajas», accedan de manera más fácil al mercado del alquiler.

Asimismo, recordó que los planes urbanísticos destinarán el 40 por ciento del suelo a vivienda de protección en los municipios de más de 20.000 habitantes.