Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana está estudiando privatizar la gestión de la línea 2 del tranvía (en construcción), que unirá Alicante con Sant Vicent y el Campus. Se estudia también para las nuevas líneas de Valencia.

Fuentes de esta compañía aseguraron a 20minutos.es que se trata todavía de un proyecto que no afectaría a otras líneas ni a sus trabajadores, sólo a la de este nuevo tramo, y que es «algo habitual, tanto en consistorios del PSOE como del PP, a veces por motivos económicos».

Los usuarios perciben como algo negativo la privatización, y algunos creen que esta medida los perjudicará y el servicio será mucho peor.

A los trabajadores es a quienes menos les ha gustado. Fuentes del comité de empresa afirman que no están de acuerdo con esta medida, que consideran muy perjudicial para ellos y sus compañeros.

De hecho, anunciaron que el próximo lunes se reunirán en asamblea para decidir si convocan «una huelga dura», pues la privatización se avecina «más estricta que en otras empresas».

Para ellos, la privatización del mantenimiento de TRAM ha sido la causa de los retrasos y del caos en el transbordo de La Albufereta, que tanto perjudica a los usuarios.

En Bilbao y Madrid, los metros y tranvías son públicos. En cambio, los tranvías de Barcelona, Málaga y Murcia se han adjudicado a empresas concesionarias.

Qué opinan los usuarios

Vicente Pérez. Tiene 21 años.

«Si el Ayuntamiento o la Generalitat pueden controlar las líneas para mejorarlas, me parece bien, pero si se hace cargo una empresa privada y hace lo que quiere con la línea o con los precios, me parece fatal».

Noemí Pérez Medina. Tiene 30 años.

«Me parece muy mal que puedan privatizar la gestión, creo que tendría que ser público para que hubiera más puestos de trabajo, más oportunidades y para que la gestión fuera buena. No me parece nada bien, la verdad».

Álex Lázaro Menéndez. Tiene 25 años.

«Me es indiferente que la gestión de los tranvías sea pública o privada, como no subo a diario, la verdad es que me da exactamente igual. Yo voy a mi aire y pienso que será igual, tanto si es público como si es privado».