Con acento británico
Marcello Magni, uno de los tres actores que interpretan Fragments, dirigida por Peter Brook. (P. Victor)

Los nombres internacionales siguen mandando en esta edición del Festival de Otoño. A la espera de la llegada del Piccolo Teatro Di Milano, el turno este fin de semana es para los británicos Peter Brook y Dan Jemmet.

El primero presenta con su compañía, CICT Théâtre des Bouffes du Nord, Fragments (Teatro de la Abadía; S. y D., 21 h), y en un escenario casi vacío, una obra inspirada en textos y poemas de Samuel Beckett. En ella asoma la desesperanza teñida de humor del autor irlandés, que disecciona, entre silencios, la tiranía que pueden esconder  los hábitos cotidianos.  

Jemmet, afincado en los EE UU, regresa al festival con The Collected Works of Billy the Kid (Círculo de Bellas Artes; V. y S., 20 h; D., 19 h), una obra repleta de lirismo  que se estrenó en Estados Unidos en un antiguo cine porno y que está inspirada en los poemas sobre el forajido Billy el Niño escritos a finales de los sesenta por Michael Ondaatje. La obra, como la de Brook, está hecha de fragmentos sin un hilo narrativo preciso. En ella, más que de Billy, se habla del espíritu de una época en la que el orden y la violencia eran inseparables.

Los excesos de la pasión

En el festival también hay presencia española. La coreógrafa y bailarina granadina Blanca Li, que dirige su compañía en Francia, presenta Corazón loco (Teatro Albéniz; V. y S., 20.30 h; D., 19 h), un espectáculo que fusiona danza y ópera, con un decorado futurista y gran protagonismo escénico del vídeo, que aborda la montaña rusa en la que suelen tornarse las relaciones amorosas.

* Toda la información sobre horarios y precios del festival en www.madrid.org/fo2007