Los problemas sexuales más consultados a los médicos de familia son la disfunción eréctil, por parte de ellos, y la falta de apetito sexual, por parte de ellas. Así se explicó ayer en el congreso de familia que se celebra en Valladolid. El doctor José Zarco detalló que la mayoría de las veces los pacientes no lo plantean directamente, sino que el médico lo detecta de forma indirecta, y reconoció que es incómodo para las dos partes. Tras una disfunción sexual también hay hipertensión arterial, diabetes o trastornos mentales.