Mélenchon vota en las elecciones francesas
Mélenchon, después de votar en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas. Christophe Petit Tesson / EFE-EPA

El líder de la izquierda francesa, Jean-Luc Mélenchon, anunció este miércoles que se presentará como candidato a las elecciones legislativas que Francia celebrará los días 11 y 18 de junio (a doble vuelta) para "combatir implacablemente" al recien elegido presidente de la República, el socioliberal Emmanuel Macron.

Mélenchon explicó, en una entrevista radiotelevisada, que los miembros de su plataforma, La Francia Insumisa, tienen "un programa" y están "dispuestos a gobernar". La Francia Insumisa quedó en cuarta posición en la primera vuelta de las presidenciales con un 19,62% de los votos, por detrás del movimiento En Marche! de Macron y del ultraderechista Frente Nacional de Marine Le Pen, que pasaron a la segunda vuelta, y de Los Republicanos del conservador François Fillon.

Su candidatura a la Asamblea General francesa se presentará, aseguró, en alguna de las circunscripciones de Marsella, ciudad en la que terminó en primera posición el 23 de abril, con un 24,82% de los votos, por delante de Le Pen (23,66%) y de Macron (20,44%), según recogió la agencia Efe.

Hamon no abandonará a los socialistas

Mélenchon, que abandonó el Partido Socialista galo y ha roto con los comunistas franceses, mostró su disposición a aliarse con su excompañero Benoît Hamon -cabeza de cartel de la izquierda tradicional y que quedó quinta posición con sólo el 6,36 % de los votos- siempre que este deje la formación. "Pero Hamon no quiere dejar el Partido Socialista, quiere tener el puño, la rosa, y además a Mélenchon", ironizó el líder de La Francia Insumisa.

Hamon, de hecho, ha anunciado la creación de su propio movimiento para "reconstruir una nueva izquierda que sobrepase a las élites económicas", pero sin abandonar a los socialistas.

Por otra parte, Mélenchon criticó a Emmanuel Macron por la "imagen monárquica que quiso dar" al celebrar su victoria electoral en la Explanada del Louvre, antiguo palacio real. En cuanto al programa del presidente, consideró que "lo mejor es que no se ponga en práctica".