Un grupo de cuatro becarias de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas denunció ayer que los becarios de este organismo llevan cinco meses sin cobrar (desde junio). Los afectados, que superan la decena según sus cálculos, prestan servicio en bibliotecas y en las propias dependencias de la Dirección General, y cobran de 970 a 1.070 euros mensuales. Según explica una de las afectadas, María Díaz, «el pago debería realizarse de forma bimestral», pero la separación de Educación y Cultura, tras las elecciones de mayo, ha dejado «sin dinero» a este último departamento, según le han contestado. Este periódico intentó, sin éxito, recabar la versión de la Conselleria.